Post Boda en Montserrat, la montaña mágica